Translate

jueves, 22 de junio de 2017

La chica pelirroja

La chica pelirroja escuchó la canción entre el sonido de las olas y el murmullo de fondo de los chavales que corrían por la playa. David tarareaba una canción con la vista perdida en el horizonte del mar, se quitó los zapatos y metió los calcetines negros dentro. Subió un poco los bajos del pantalón del traje y hundió los pies con suavidad en la arena. Cogió un poco de arena con cada mano y frotó las yemas de los dedos con los pulgares dejando caer los finos granos sobre las rodillas.

Se sentó a su lado, tan cerca como para hacerle sentir incómodo. Vestía una camisa blanca y unos vaqueros azul claro. Se quitó las sandalias y las dejó a su derecha, entre los dos. David se giró con esa cara suya como si acabara de despertar, intentando entrar en situación, mirando las sandalias durante unos segundos.

Esta vez le costó más de lo normal salir de su ensimismamiento, la entrevista había sido un desastre, ¿qué pensaba? ¿que esta vez sería diferente y no se darían cuenta de lo pusilánime que era? Cada vez era más complicado salir y entrar de las ausencias, aunque quizás fuera algo inconsciente, sobre todo el deseo de no regresar al mundo real.

Tenía las uñas mimadas tanto en las manos como en los pies, de color azul oscuro, salvo la del meñique izquierdo, que era azul claro. Las sandalias estaban hechas de tiras de cuero marrón y adornos con piedrecitas de colores, tan nuevas que lo más probable es que las hubiera comprado uno de esos días en el pueblo. David se rio de sí mismo al verse allí al lado de aquella chica después de la semana que había pasado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscador de finales imaginados

Loading