Translate

lunes, 7 de noviembre de 2016

Los viajes desconcertantes (Parte 2)

La espera en la sala de la terminal fue menos dolorosa que los veinte minutos sentado dentro del avión mientras desembarcaba todo el pasaje menos él. Las miradas del resto de pasajeros se fueron quedando prendadas en su ropa, en su piel, en su cabeza hasta formar una capa oleosa, imposible de ignorar, que le impregnaba hasta el fondo, donde fuera que estuviera su fondo.

Aún no había podido beber ni comer nada, lo había pedido, pero no les permitían darle nada dijo el policía que custodiaba la puerta. El frío del suelo traspasaba sus calcetines, y prefería no levantarse por si caminar sin cinturón le jugaba una mala pasada. Otro ridículo más no podría soportarlo.

Uno de los policías que le había “acompañado” hasta la terminal entró con un sobre en la mano y una bolsa negra de basura. Se sentó cansado al otro lado de la mesa, y sacando un pañuelo de tela del bolsillo, se limpió el sudor de la frente. - Parece que todo concuerda con sus declaraciones Señor Vila. Los rayos no han mostrado nada extraño en su cuerpo ni en sus pertenencias, aquí le traigo sus zapatos y demás. En un momento traerán su equipaje -.

- Bien - acertó a decir Manu.
- ¿Sabe? me ha hecho pasar hoy un mal rato. He revisado hasta el color de sus calzoncillos, le recomiendo que no vuelva a formar un jaleo semejante o no tendrá tanta suerte la próxima vez - le miró desafiante.
- Ha tomado la decisión correcta, se lo juro, ha sido solo un desgraciado accidente, volar no me sienta bien, estaba nervioso y solo quería…
- Déjelo - Dejó la bolsa encima de la mesa y se levantó.  La silla chirrió  al arrastrar hacia atrás. - No quiero volver a verle por aquí.

Manu respiró tranquilo cuando oyó la puerta cerrarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscador de finales imaginados

Loading