Translate

viernes, 2 de septiembre de 2016

Victoria Green

Victoria entreabrió los ojos y miró la puerta cerrada del despacho. El polvo flotaba por toda la habitación, y el zumbido del ventilador del techo resultaba desagradable. Giró la cabeza hacia atrás y se tapó los ojos con dolor antes de cerrar las cortinas de un manotazo. La botella de whisky que abrió anoche estaba vacía y el vaso había rodado entre sus piernas hasta esconderse debajo del escritorio.

La vida era una mierda - pensó - una mierda pero que muy grande. Cuando parece que llevas una jugada decente te cambia la baraja o te la rompe en la cara sin piedad. Y a callar.

Buscador de finales imaginados

Loading