Translate

miércoles, 11 de junio de 2014

La madre

Se mojó las manos ásperas debajo del grifo del corral, y peinándose el pelo hacia atrás se cogió una trenza dejando al descubierto el cuello. El sudor le corría entre el pelo, y le humedecía la nuca y la frente. Su rostro dejaba ver la terquedad que solo una madre tiene. Yo la miraba ya así cuando era pequeño, admirando su determinación, aunque claro, en aquellos años era más una mezcla de respeto e ignorancia. Se volvió a poner el sombrero de paja, me sonrió y siguió con la tarea.

Buscador de finales imaginados

Loading