Translate

jueves, 14 de marzo de 2013

Mis tierras

Arena y paja es casi lo único que se puede ver a lo largo de varias leguas a la redonda. Los pocos girasoles que aún sobreviven se humillan cerca del camino de la vega, bajando la cabeza ante lo obvio de la desesperación de la sequía.

Silbo a los perros que corrían por los campos agostados, retando al bochorno de las tardes de verano, y se acercan nerviosos, meneando la cola y babeando con la lengua fuera. Desenrosco el tapón de la cantimplora y dejo caer un pequeño chorro de agua que los animales lamen con empeño.

La vuelta siempre es triste, y aunque rezo porque las cosas cambien no puedo dejar de pedir perdón a mis padres y a los padres de mis padres, y a sus abuelos y todos los que se dejaron el sudor y la vida en estas tierras que ahora no soy capaz de sacar adelante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscador de finales imaginados

Loading