Translate

jueves, 28 de febrero de 2013

Hasta hace unos días


Esa tarde empezó a pensar que hubiera elegido el camino que hubiera elegido habría dado igual, al final siempre se termina encerrado dentro la jaula que uno elige. Es imposible salir de ella en general, solo algunos lo consiguen, arriesgando mucho y no siendo siempre comprendidos. Las responsabilidades que vamos acumulando con los años terminan siendo más pesadas que cuando las tomamos originalmente como retos, sin darnos cuenta de que nuestra culpabilidad nos llevó construir una dependencia que realmente no existe.

La frustración ha sido un desagradable compañero, hasta hace unos días. Le dijo adiós definitivamente, cuando decidió que sus errores eran más frecuentes que los escasos momentos de triunfo. Decidió que si sus errores le importaran tanto ya lo habría dejado hace tiempo, que seguramente debería disfrutar más de sus errores, eso mejoraría indudablemente su vida.

viernes, 8 de febrero de 2013

Los Árboles de Antaño


Escaleta siempre fue su estación preferida en invierno, ya que en general pasaba por ella limpiando justo a la hora en que arriba el sol caía al final de la calle, entre las cinco y media y las seis. A esa hora los cristales de los balcones refulgen con brillos dorados y rojos, y la humedad de los edificios es durante unos minutos tan solo una piel brillante que va descendiendo hasta los soportales, donde la gente camina despreocupada echando un vistazo a los escaparates, y algunos niños del barrio juegan a la pelota mientras un camarero sirve vinos en la terraza de un bar.

Ser empleado de limpieza nunca ha sido un trabajo muy valorado, quizás sólo los días de huelga, la suciedad es un incentivo muy especial. Su padre tenía la costumbre de llevarle por las tardes mientras limpiaba las calles, y le contaba historias de cada rincón, que había leído en los libros que devoraba por las noches, o que había escuchado de su padre o de los más viejos de la ciudad. Cuando empezó en este trabajo eligió la misma ruta que su padre tuvo durante veinte años. Cada esquina, cada calle era un buen lugar para pararse a recordar. Para él fue como continuar una deliciosa historia que parecía que tenía que acabar el día que su padre falleció.

Buscador de finales imaginados

Loading