Translate

jueves, 27 de septiembre de 2012

El desaparecido


Yo no me considero una persona rara. Aunque claro, cualquiera tiene sus manías y rutinas, yo diría que hasta lo raro sería no tenerlas. No me molesta que la gente pasee sus perros por las zonas verdes, pero me saca de quicio que les deje hacer sus necesidades al lado de los parques infantiles, aunque lo limpie luego. Me molesta que la gente preste más atención a su móvil que a la conversación que estamos teniendo. Nada raro diría yo.

Lo de raro seguramente me vino cuando comencé a trabajar de reponedor en el supermercado. En la zona de droguería. Sección higiene femenina. Ahora sí ¿no? Pues a mí no me ha parecido nunca tan raro, la verdad. Yo hago mi trabajo bastante bien, tengo todas las baldas limpias y bien surtidas. Sin embargo mis amigos empezaron a mirarme diferente. Después de unas semanas llegó el día en que sentí por primera vez tanto rechazo que pensé “me gustaría desaparecer !ya!” . Decidí que debía dejar de salir con ellos, y como en el trabajo me sentía a gusto seguí a lo mio.

Buscador de finales imaginados

Loading