Translate

martes, 31 de enero de 2012

Optimista compulsivo


Vivo a cinco minutos de la persona que me gustaría ser. Cada cierto tiempo me doy otra oportunidad de cambiar, aunque siento que soy otro muerto viviente entre tantos, caminando entre indiferentes, predicadores y estafadores.

Tiendo la ropa en la ventana como quien tiende sus recuerdos del pasado, anhelando reconocerme en alguna de las prendas que llenan el día a día. Hoy pensé que escribir un poco me liberaría, que me dejaría ir un poco. Me saltaría la gente en el supermercado, me olvidaría del trabajo, y tal vez, tan sólo tal vez me saltaría tan bien la cola de mis pensamientos negativos.

Tras las inyecciones de dolor de la noticias, esta mañana he tenido un momento de lucidez. Incluso sentí la tentación de ser amable (¡Dios mío! Me he vuelto loco, ¡tan pronto!), esta oscura persona me tortura haciéndome sonreír, pero finalmente lo he dejado pasar, por si acaso alguien me reconocía.

Si eres de los que usa las redes sociales para predicar su propia propagada político-religiosa, no pierdas el tiempo conmigo, dejé de creer hace tiempo. Sé que me tacharás de optimista, pero me voy a arriesgar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscador de finales imaginados

Loading