Translate

domingo, 26 de septiembre de 2010

No lo recuerdo

La ansiedad contenida parece inyectarme gotas de rabia bajo la piel. Aprieto las manos y estiro las piernas rítmicamente, buscando la postura que no encuentro. Mi cabeza se balancea de un lado a otro, y si pienso en ello, por momentos no soy más que un poco más pequeño que ayer.

Lo básico de mí sigue tirando sin más, arañando y arrastrándome centímetros, y yo sigo pensando que lo mejor de mi ser aún debe estar ahí. Juega y habla conmigo de cuentos y música. Se relaja mi estómago, se relaja mi mente y se afloja la cuerda, o tal vez se rompió, aún no lo sé. No queda muy lejos el sitio donde voy a descansar, un poco más lejos de lo que recordaba. Espero acordarme la próxima vez que vuelva a salir.

Mis trastos siguen allí. Me siento como cada día en el sofá, acomodo mi ánimo y me empiezo a sentir bien. Tan solo viendo el atardecer siento que es posible todo lo que no puedo ser, y me persigue desde algún lugar escondido el luto que tinta el corazón de negro, o tal vez lo soñé. No lo recuerdo muy bien. No lo recuerdo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscador de finales imaginados

Loading