Translate

domingo, 6 de junio de 2010

Yo creo

Últimamente me inclino a pensar que existe la reencarnación. Debe existir la reencarnación. ¿No es verdad que las cosas no deberían ser así? ¿No has sentido alguna vez que las cosas no deberían ser así? No, no deberían ser así.

Cómo diría Calamaro, hay veces que me gustaría ser una flor en la ventana, ni levantarme por las mañanas, ni pasarme el día delante de un teclado. El destino no debería existir, y si existe habría que derogarlo, aparcarlo en un rincón de nuestras vidas para siempre. El destino es lo peor que te puede pasar en la vida, porque si fuera yo mismo el destino, me encantaría jugarte unas cuantas malas pasadas. Te haría nacer en un país subdesarrollado, sin posibilidad de agua potable, sin posibilidad de salir. O quizás sería más benébolo y te dejaría nacer en un país en vias de desarrollo, con un presidente elegido por todos y con poder para todo, con su delincuencia sin control, para que sólo pudieras dar paseos al atardecer si son por el salón de tu casa.


Debe existir la reencarnación, sí debe. Esa justicia divina, en la que todos recibimos lo que damos (o lo que sembramos como diría mi abuela). Hay gente que no se merece volver a ser persona, y hay personas que deberían ser lo más precioso que pueda existir.

Yo creo, creo que existe una manera de pagar el precio de nuestros actos. Yo creo que que hay momentos en los que se cuadran las cuentas. Yo creo, creo que tenemos deudas e inversiones en nuestra vida que van más allá del dinero. Yo creo, creo en los demás, creo en mí mismo. Creo que un día reconocerás lo que has hecho y las consecuencias que ha tenido.

Vamos, no me digas que te da miedo pensarlo, ¿no te atreves a creer en la reencarnación? ¿Qué piensas que serías tú en tu siguiente vida? ¿Qué piensas que te mereces ser?

2 comentarios:

  1. Yo creo que sería bonito creer; pienso que sería necesario pensar sobre lo que hacemos, sobre como lo hacemos, sobre el para que lo hacemos; que deberíamos saber pararnos a reflexionar, a mirar hacia atrás, mirando a tu alrededor, y queriendo observar lo que el futuro nos puede llegar a deparar. Pienso que merece la pena mirar más allá de lo que nuestra vista ve, oir más allá de lo que de forma rutinaria y teledirigida llega a nuestros oidos, tocar aquello que no se nos permite por ser subversivo, oler aquellos aromas que se nos ocultan, gozar de esos sabores prohibidos. Abrir nuestras vidas, abrir nuestras mentes, conocernos a nosotros mismos, conocer, y hacer un esfuerzo por intentarlo, a los otros. Saber de otras opciones, de otras opiniones, y poder elegir, de verdad, libremente,sin inducción, sin coacción, sin tener que optar porque sí, porque es lo más normal, lo que se lleva, lo que más se ajusta a lo que nos rodea. Sí me gustaría creer además en la reencarnación en base a lo que tu has intentado ser y hacer... no deja de ser un anhelo del ser humano desde tiempos inmemoriales, base de la mayor parte de las religiones, no la reencarnación pero sí la recompensa en la otra vida. Pero sin que ella existiera, sin que hubiera recompensas futuras, merece, merecería la pena hacer ese esfuerzo desde cada uno de nosotros, desde nuestro interior.
    Me gustan tus reflexiones, gracias por compartirlas.

    ResponderEliminar
  2. Cada pensamiento es una historia que desea llamar tu atención, a veces decides si se queda en solo una reflexión o si le das la oprtunidad de ser un final imaginado. Las cosas que más me cabrean suelen quedarse en reflexiones, es como echarlo fuera y terminar!

    Gracias por tu apoyo!

    ResponderEliminar

Buscador de finales imaginados

Loading