Translate

domingo, 2 de mayo de 2010

Un mal día

Aquel no fue un buen día.

Nunca pensó que llegaría a verse en aquella situación. Encendió la televisión y se puso a mirar desvanecido la pantalla. Ya no sentía gran cosa. Después de lo que había pasado y toda aquella presión, ahora es como si nunca hubiera sentido nada, no sentía nada. Tal vez debería pensar en llamar a alguien. ¿A su novia? ¿A su mejor amigo? ¿A su vecino? ¿A la policía?.

Se levantó a la cocina, y dejó el cuchillo en el lavavajillas. Lo tenía pegado a la palma de la mano, después de media hora la sangre se había secado de tal manera que en lugar de aquella masa pastosa ahora parecía más bien una costra de hace días - todo parecía habar pasado hace días más bien. Dos platos, las tazas del desayuno y el cuchillo. Echó más jabón del que solía usar, puso el programa de más temperatura y pulsó el botón de encendido - 80 minutos. Pip.


Decidió que debería llamar a la policía, sí, es lo mejor. Luego llamaría a Alicia, cuando ya no se pudiera hacer otra cosa que explicar el resultado. Cuando ya sólo se pudiera hacer lo correcto, y nadie intentara cambiarlo.

Él era de los que siempre abrían la puerta cuando llamaban. Publicidad, cartero comercial, testigo de lo que fuera, ONGs, seguros, era su trabajo, él les escuchaba un rato y todos salíamos ganando. Pero aquel tipo, aquella mañana... aquel tipo incluso parecía un buen tipo, sencillo, vestido de calle, con su carpeta llena de papeles... hasta se sentaron a hablar en el salón. ¡Si él no tiene nada en casa que robar! ¡Ni casi 20 euros, y encima en monedas!

Aquel no fue un buen día, definitivamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscador de finales imaginados

Loading