Translate

martes, 25 de mayo de 2010

Cuando me despido

Los días que me despido de mi vida anterior me parecen especiales. Parece que los problemas ya no lo son tanto, que con un poco de esfuerzo todo puede salir bien. Miro a mis amigos y me parece ver ese vínculo especial que siempre nos ha unido, pero lo veo de verdad, puedo tocarlo y me pregunto cómo no lo podía ver antes.


Esos días me imagino palabras de despedida, agradecimiento por todo lo que me han dado, disculpas por lo que no supe dar. Me encanta la sensación de dejar una etapa atrás, cerrar una parte de tu existencia para entra en otra nueva, desconocida pero atrayente. Cada vez que me despido de mis viejas obsesiones es como si cambiara de piel, y colgara de una percha mis recuerdos, por si alguna vez los necesito, según están, limpios o sucios, feos o bonitos.

sábado, 15 de mayo de 2010

Un personaje de novela

Mi nombre es Jaime, y como podrán pensar es un nombre bastante común, tanto que no es un nombre que un autor elegiría para su personaje. Y aún se quedarían más perplejos si les dijera que mi mujer se llama Juana, lo que ya sería imposible para un escritor que tuviera el más mínimo cuidado de no importunar a sus lectores con sonidos poco agradables. Hasta hoy podría haber jurado que mi vida no le interesaba nadie, a ningún lector y menos aún a ningún experto en letras. Pero desde hoy no estoy tan seguro.

Le dí un beso a Juana al despedirnos, ella suele ir a trabajar en coche, yo prefiero ir en el autobús. Además a ella no le gusta mucho el trasporte público, por lo de los agobios y eso, y a mí realmente me da igual. Me gustaría poder leer un poco más, pero bueno, demasiada gente en hora punta. Dejo pasar a los chicos del instituto, el marido de la vendedora de flores, me subo y saludo al conductor. Hoy es nuevo.

domingo, 9 de mayo de 2010

No pienso en nadie

Todo lo que ves me pertenece.
Todo lo que veo lo tomo.
No pienso en el mañana, ni siquiera en lo que pensarán los demás.
Sólo veo mi camino, cruzando el mundo a mi antojo.
Y este chupete es mío.

domingo, 2 de mayo de 2010

Un mal día

Aquel no fue un buen día.

Nunca pensó que llegaría a verse en aquella situación. Encendió la televisión y se puso a mirar desvanecido la pantalla. Ya no sentía gran cosa. Después de lo que había pasado y toda aquella presión, ahora es como si nunca hubiera sentido nada, no sentía nada. Tal vez debería pensar en llamar a alguien. ¿A su novia? ¿A su mejor amigo? ¿A su vecino? ¿A la policía?.

Se levantó a la cocina, y dejó el cuchillo en el lavavajillas. Lo tenía pegado a la palma de la mano, después de media hora la sangre se había secado de tal manera que en lugar de aquella masa pastosa ahora parecía más bien una costra de hace días - todo parecía habar pasado hace días más bien. Dos platos, las tazas del desayuno y el cuchillo. Echó más jabón del que solía usar, puso el programa de más temperatura y pulsó el botón de encendido - 80 minutos. Pip.

Buscador de finales imaginados

Loading