Translate

viernes, 19 de febrero de 2010

Confusión V: Las cartas del retorno

La oscuridad sucedió a la claridad, y la claridad la contempló. Y se sucedieron una tras otra sin más. Vuelvo a recuperar mi decisión, y comienzo a desenmarañar lo que todos se empeñan en conocer.
Luna, la hechicera de la esencia, prepara sus cartas para mí. Siempre acude a tu llamada, tan solo hay que saber recuperarla.

Son duras las cartas del retorno, pero más arduo es volver sin ellas y sin tu camino en los bosques de tu propia pasión.
Acuso a mi propio temor de lo que sucede, pero no volveré atrás. No, nunca más. No.

martes, 16 de febrero de 2010

La piscina

Los secadores de pelo no dejan oir nada más según salgo de los vestuarios, es un zumbido continuo mezclado con los golpes de los niños saltando para encenderlos de nuevo. El murmullo del ambiente llega a obviar la mayor parte de los sonidos. El ruido del agua, brazos golpeando ritmicamente, una profesora intentando explicar a cuatro niños como nadar  de espaldas con un flotador rígido sobre la barriga.

Hay dos chicos hablando en una mesa, más o menos en el centro del recinto. No, uno de ellos es una chica. Pelo corto, desde aquí parece pelirrojo. Hace aspavientos con las manos, no como si estuviera enfadada, más bien explica airada algo.

Desde atrás una señora más bien mayor, algo más de 50 creo, camina con paso decidido hacia ellos.

sábado, 13 de febrero de 2010

Confusión IV: El cofre de plata

Inunda su blanca piel el aire que respiro, inmerso me tiene en ella. ¡Maldito el temor que me ata y deja que pierda su voz en la nada!.
Pensamientos ebrios de ella me recuerdan lo que un día fui. Tal vez. Intento dormir pero recubre mi mente aquel miedo del que no quiere soñar por temor a despertar. Ahogado por todo me abalanzo en un rincón que recoge los delirios del perdido.

Ya no soy tan vulnerable, mas es imposible elegir. O es todo o es nada ¿por qué? Es injusto.
Siempre espero que cuando beba en mi cuenco de madera pueda encontrar tu reflejo en su interior, que cuando abra mi cofre de plata no exista nada extraño, nada que temer.

miércoles, 10 de febrero de 2010

Y todo lo demás

Abro los ojos.

Tengo frío.
- No te preocupes, no pasa nada.

Nada.

Abro los ojos.

Tengo frío.
Me duele la pierna. Me duele mucho.

Nada.

Abro los ojos.

Estoy en un hospital. Me duele mucho la pierna.
- Me duele mucho la pierna.

sábado, 6 de febrero de 2010

La ventana de mis vecinos

## Comentario
Hoy se ha publicado un nuevo relato de Finales Imaginados en el blog de De Cabo. Aquí os dejo en enlace directo: La ventana de mis vecinos.
## Fin Comentario

Mi cuerpo

## Comentario
Os dejo una pequeña entrada que dejé ayer en la sección de Juan José Millás sobre relatos breves que se realiza los viernes en La Ventana de la Cadena Ser entre la 16:00 y las 17:00. Esta semana el tema es "Mi cuerpo". Espero que lean el mio el próximo viernes!
## Fin Comentario

Últimamente me siento raro. No podría describirlo con detalle. Tengo sudoraciones frecuentes, con una ligera angustia en el estomago. He notado también que a veces me quedo sin voz, aún diría mas, como paralizado. Creo que mi piel se está volviendo más sensible, se me eriza el bello incluso sin rozar nada. Me tiene un poco asustado, no es que yo sea muy hipocondríaco, pero bien se podría decir que normal, lo que se dice normal no es.
Lo he estado pensando, y he decidido que mi cuerpo te quiere.

miércoles, 3 de febrero de 2010

Cada detalle de ti

Escribo cada detalle
beben de ti mis páginas
me regalas tus lágrimas
que tu boca vuelve a mecer.

Tus pies descalzos me buscan
encuentro abrigo en tu pecho
acuna tu llanto el tiempo
segundo a segundo el ayer.

lunes, 1 de febrero de 2010

Confusión III: La estirpe de Serod

Antiguos libros auguran que ya pronto llegará. Todo será real, hasta la imaginación bajará atraída por tanta luz, y se inclinará ante su poder. Surcará los cielos con en su bestia eterna y leal, que le conducirá a través de los elevados picos de las pesadillas y los desvelos.

Adivino ansiedad en sus ojos. Quiero mentir en el desierto de la indignación con el mar inconfundible del saber.

Dime ¿ha terminado ya mi dolor? dime Sabio ¿dónde está aquel escudo magnifico que cantan los libros? ¿Acaso no fui yo el elegido en la noche que sufrí? ¿Acaso no fui yo el único que se pudo levantar y luchó bajo tu capa por la estirpe de Serod?

Buscador de finales imaginados

Loading