Translate

jueves, 28 de enero de 2010

La princesa que dejó de querer a otros para quererse un poco más

## Comentario
De Cabo ha publicado hoy amablemente un artículo sobre nuestro blog Finales Imaginados.
En agradecimiento le envié la segunda parte del cuento de navidad El juez de Playmobil y la princesa que dejó de querer al malo, cuyo nombre es La princesa que dejó de querer a otros para quererse un poco más.
Espero que os guste, y espero seguir colaborando de vez en cuando con De Cabo, es todo un placer.
## Fin Comentario

Angel caído

Esta tarde he salido de viaje. Hacia mucho tiempo que no me sentía así. Llegué como quién no quiere, después de coger algo de música en la biblioteca. Dejé el cd en la bandeja y me tumbé a tu lado. La claraboya de mis pensamientos se abrió en un susurro, dejando pasar recuerdos de hace años. Hacía tanto tiempo que no escuchaba esa canción, que tan sólo el comienzo me dejó desvalido.

Había tantos sueños que rondaban mi mente, hay tanto equilibrio junto a ti. Miro hacia atrás y te veo a mi lado, conmigo en la cama. Me deshago mirando imágenes de los dos, deliciosas como tus besos. Recuerdo el cuaderno que usaba para escribirte caricias de papel.

No me importa mirarte y mirarte, y te rozo los labios para cerciorarme, que aunque hayan pasado tantos años aún sigues ahogando mis penas. Esta tarde he salido de viaje. Cuando los vagones dejaban entrever de nuevo nuestra habitación, tus ojos dejaban ver todo aquello me gusta de ti.

domingo, 24 de enero de 2010

Confusión II: Soberbia

Descubre mi pecho quemado en la entre luz del abstraído. Vuelvo a escribir en la cripta del fin sin memoria, porque nada queda en mi interior. Forja insoluble de rebeldía y destierro de la tierra de la vida, escarba lentamente la desidia sus caminos laberínticos y su espada desploma las piedras más seguras.

Parece derretirse la corona de la confianza en hilillos de terror. No corras, no huyas, no podrás aguantar mucho más. Abdica a los pies del conquistador, golpea tu orgullo de metal con estridentes destellos de humildad.

Soberbia con soberbia fallecerá.

jueves, 21 de enero de 2010

Confusión I: La sombra

Mi inocencia supura gotas de perversidad, empapando el tiempo, segundo a segundo, alimentando el voraz apetito por despertar y recordar.

El contorno de mi sombra recupera inquieto su forma ¡qué fácil respirar ahora que ya no se escuchan los alaridos de las que un día fueron tranquilas aguas, y casi privan de su calma las tormentas!

Sombra, abertal de sueños, vuelve a surgir de nuevo. Brujo insaciable, recoge el sabor de mis sinsentidos, magia incontenible, eterno remedio.

sábado, 16 de enero de 2010

El pasillo

El pasillo de mi casa no es grande. Más bien diría que es pequeño. Sin embargo es lo suficientemente espacioso como para que la gente que llega se sienta a gusto al llegar.

La puerta de la cocina queda a la derecha según entras. Lo que me gusta de la cocina es que tiene muebles a ambos lados, bueno, salvo la zona de cocinar que tiene una campana vista. El día de mi cumpleaños de hace 3 años, Alberto casi se deja un ojo en la esquina de esa campana. La verdad es que debería haber elegido la redondeada, sin lugar a dudas mucho menos asesina que la cuadrada.

Según entras en el salón ya te das cuenta de por qué has comprado este piso, la luz te absorbe

viernes, 15 de enero de 2010

Nuevos autores para Finales Imaginados

## Comentario
Me alegra comunicaros que a partir de hoy Finales Imaginados cuenta con nuevos escritores. En los próximos días (...horas) tendremos pequeñas historias contadas por ellos.
¡Bienvenidos!
## Fin Comentario

lunes, 11 de enero de 2010

Lo que ya no tengo

No tengo miedo a hablar
No tengo miedo a mirar
No tengo miedo a querer
No tengo miedo a llorar
No tengo miedo a besar
No tengo miedo a soñar
No tengo miedo a escuchar

Déjame que te escuche, que tengo un par de cosas que decirte. De hecho, hoy no te voy a escuchar. De hecho, no creo que te vaya a escuchar muchos más días.

No me gusta tu manera de hablarme
No me gusta tu falta de respeto
No me gusta tu manera de mirarme
No me gusta tu prepotencia
No me gusta tu miedo a fallar
No me gusta tu miedo a perder

Tengo un par de cosas que decirte, pero déjame primero prestarte un poco de indiferencia.

viernes, 8 de enero de 2010

Sara y Arturo

- ¿Qué tal está tu madre?
Preguntó Arturo.
- Mejor. Ya nos hemos hecho a la idea de que cada mes tendrá uno o dos bajones como este.
Los ojos de Sara bajaron ligeramente. Hoy no lucían como normalmente, de hecho cada día se apagaban un poco más.

- Ayer encontré la carta que me diste hace años.
- ¿Cuál de ellas?
Esta vez sonrió ligeramente. Sara y Arturo son amigos desde hace muchos años.

- Aquella en la que me decías que me querías, ¿te acuerdas?
- Sí la verdad es que no sé cómo me atreví a escribir así.

miércoles, 6 de enero de 2010

Fallo I Concurso cuentos de Navidad del blog de De Cabo

## Comentario
Hola, de nuevo escribo no para dejar una historia sino para deciros que hoy se ha fallado el premio del I concurso de cuentos de Navidad del blog de De Cabo. Aunque el cuento que envié ("El juez de playmobil y la princesa que dejó de querer al malo", podeis ver mi reseña del 2 de Diciembre) no era un cuento de Navidad al uso, parece que sí que llegó al jurado y ha quedado el primero!

Gracias a De cabo y a sus colaboradores por estas magnificas ideas. Espero vuestro próximo concurso literario para participar con mi granito de arena.

Hoy puede ser un buen día.
## Fin Comentario

sábado, 2 de enero de 2010

La tranquilidad del perdedor

Sentando en aquel banco, nunca imaginarías lo bien que me sentí. Toda la tensión que me estaba doblando desapareció. Me estaba muriendo por dentro. Todos los días sufriendo, la responsabilidad, los nervios, la gente preguntando.

Podía ver perfectamente al ganador, desde lejos pero casi a mi lado, agobiado por todos. Pidiendo cuentas de lo que pasó y pasará.

Mi cabeza desconectó rápidamente, todo se hizo blanco, tranquilo. No oía nada, sólo silencio, tranquilidad. Se me hizo una sonrisa sin quererlo y alguien a mi lado me miró como se mira a los locos, si yo te contara. Me enganché a mis nuevos pensamientos, ya no busco nada, llegué.

Que cerca estuve esta vez de ganar, que cerca pasó esta vez.

Buscador de finales imaginados

Loading