Translate

sábado, 26 de diciembre de 2009

Un día de suerte

Hoy me he levantado tarde. Lo suficientemente tarde para sonreir. Tan sólo he salido a comprar el pan. El vino de la cena de ayer me ha sabido a gloria a la hora de la comida. He dormido una ligera siesta mientras ignoraba las noticias del día. Me he encontrado con un viejo amigo a la tarde, hemos recordado algunas cosas, e incluso hemos quedado para fin de año.

Hoy he tenido un buen día, un día de suerte diría yo. Esta noche te espero a cenar de nuevo. Y mañana. Quizás te invite todas las semanas.

Tengo que ir a por otra botella de ese vino.

miércoles, 23 de diciembre de 2009

Acostumbrase a vivir

Mira debajo, la encontré justo a tiempo. Estaba limpiando la habitación esta mañana. La madera de la cómoda ya se nota desgastada, no se ven muchos arañazos, pero es que la he cuidado bastante bien. Al lado he colocado ese puff que tanto te gusta. Tenias razón, el marrón no le hubiera dado ese contrate que tanto llama la atención con el negro. El cuadro que enmarcamos cuando viniste ha quedado precioso. Te va a encantar cuando lo veas.

El espejo del armario no me acaba de convencer, demasiado pequeño. Pero es el único que tengo, y como no puedo salir a la calle sin mirarme... Me tengo que quitar esas manías. El libro que me prestaste te lo he dejado en la entrada. Me imagino que ya lo has visto, claro. Mira debajo, al fin encontré las entradas. Recuerdas, las compramos aquel día que decidimos vivir juntos. Nunca eché de menos no haber ido.

lunes, 21 de diciembre de 2009

Paciencia

Lo que me queda después de dos horas es poco más que la paciencia. Quién hubiera dicho hace años que podría estar esperando a alguien tanto tiempo sin enfadarme. No me queda nada más que la paciencia, pendiente de mi ipod, revisando la lista de libros que me quedan por leer. No hay nada más agradable que controlar mi ira cuando no le das el valor que tienen a los pequeños detalles.

Mi sombra me saluda a tiempo parcial cada vez que la controlo. Sigue sonando que esta es la única manera de olvidarme de mí, que me gustaría estar contigo esta noche, que esta noche todo será diferente, que estarás esperando sin más. Mándame unas fotos de recuerdo desde donde estés. Por encima de la confusión que normalmente me creas, disfruto viendo el paisaje de tantas y tantas cosas que me he perdido, o si no, que me perdí.

miércoles, 2 de diciembre de 2009

El juez de Playmobil y la princesa que dejó de querer al malo

## Comentario
Esta vez no voy a dejar aquí una historia. Me he animado a enviar un cuento de Navidad a un concurso que han abierto en el blog de DeCabo.

Aquí dejo el enlace a la entrada a este cuento de Navidad un poco especial:

El juez de Playmobil y la princesa que dejó de querer al malo

Os animo no solo a leer el cuento sino a dar una vuelta por este blog, a mí me gusta pasarme de vez en cuando.
## Fin Comentario

jueves, 26 de noviembre de 2009

De viaje

Estoy cansado, son demasiadas horas. La gente camina por el pasillo, torpemente, hacia el baño del avión. Los recuerdos en la maleta, facturada. Son muchos para el equipaje de mano.
Estuve tentado de dejarme algunos en el hotel, pero los termino echando de menos.

Hoy se me olvidó tomar la pastilla del mareo, qué se le va hacer. Me enfrentaré solo esta vez a la sopa de pollo. La niña de al lado reta a la paciencia de su madre en un combate sin par, y yo la miro aliviado de llegar a nuestro destino.

jueves, 19 de noviembre de 2009

Cobarde

De todas las respuestas posibles, era la que menos me esperaba.

A veces envidio esa manera de no sentir de Dexter. Si lo que escuché el otro día en la radio es verdad, que la valentía se mide por tu capacidad para soportar la Soledad, definitivamente soy muy cobarde.

martes, 17 de noviembre de 2009

Rabieta

No voy a salir.

Os lo dije, esta vez no voy a salir.

Veré los coches pasar. Os lo dije, no me gusta Pedro. Me molesta. Me empuja, cada día me empuja y ya no le aguanto.


¿Ha dicho algo? No, sigue igual.

Me quedaré aquí para siempre. Le dije que no me empujara, se lo dije.

Marcos, sé que estás ahí. Tu padre ya se ha ido, hoy tiene mucho trabajo, pero yo me quedo. Si quieres hablar conmigo, aquí estoy.

domingo, 15 de noviembre de 2009

El Abuelo

Han pasado varios años, pero aún me parece verlo pasear cerca de casa. Con su bastón  y uno de esos sombreros de ala que se compraba en la Plaza Mayor.

Doy los mismos pasos, camino por los mismos lugares. Mis hijos me desquician, saltan, corren, rien y mi paciencia no es más que un recuerdo a estas horas del día.

Recuerdo que mi abuelo también se pasaba un par de horas oyendo la radio desde la cama. Cada mañana. Los Sábados y los Domingos siento que algo más que su recuerdo se ha quedado dentro de mí. El no dormir me va desganando, y poco a poco, me refugio en aquellas imagenes, los anhelos de mi infancia, y ese pequeño rincón que aún preservo para cuando todo cambie.

Buscador de finales imaginados

Loading